Fuera Pañal

Fuera Pañal

Hoy vamos a hablar de la famosa operación fuera pañal.

CUANDO ES EL MOMENTO

  • Suele ser alrededor de los dos años. Esto es absolutamente orientativo, recordad siempre que cada niño es diferente.
  • Comienza a imitarnos en todo. Nos observa cuando nosotros vamos al baño o cuando van los hermanitos.
  • Se levanta y se sienta solito.
  • Sigue instrucciones sencillas.
Diseño sin título

ANTES DE EMPEZAR

Antes de quitarle el pañal a vuestro peque tenéis que tener en cuenta varias cosas:

  • Colocación del orinal en el lavabo para que se familiarice con su presencia. Que o vea, que se siente si quiere, que lo trastee.
  • Una vez que se ha decidido quitar el pañal, no puede haber marcha atrás. Si una vez que empezáis a con el proceso de retirada del pañal, se lo volveis a poner, no sabrá cuando tiene que aguantar y cuando no. Sólo se puede volver a poner el pañal al peque, una vez empezado el proceso, si se pone malito y está con diarrea. En este caso, esperaremos a que el peque se ponga bueno, vuelva a hacer caca normal y podemos plantearnos volver a empezar con el proceso de retirada del pañal.
  • Cuando vayamos a empezar con la retirada del pañal debemos empezar a contárselo. Que va a aprender a hacer pipi y caca como mama y papa, que llevara braguitas o calzoncillos, que cuando tenga ganas lo tiene que decir.

COMO HACERLO

Si, por ejemplo, empezamos un lunes, ese fin de semana previo, le decís al peque que ya no va a llevar más el pañal, sólo para dormir la siesta y por la noche. La noche es cuando el peque duerme más horas y su cuerpo está totalmente relajado, por lo que, nada más empezar el proceso, le pondremos el pañal sólo para la siesta y la noche.

Una vez que levantamos al peque esa mañana, le decimos adiós al pañal. Lo que haremos será una vez despierto el peque, lo sentaremos en el orinal y esperaremos un ratito hasta que haga pipí.

Durante la primera semana del entrenamiento del control de esfínteres el peque hará pipí con mucha frecuencia y poca cantidad de pipí, incluso gotitas. Yo lo que hacía con mi Paquete, es que le daba de beber agua o lo que fuera y a los 20 minutos mas o menos lo sentaba en el orinal.

Llegada la hora de la siesta, le pedimos que haga pipí en el orinal y le ponemos el pañal para dormir. Una vez lo levantamos, le quitamos el pañal y al orinal a hacer pipí. Le felicitaremos cada vez que se siente en el orinal, aunque no salga nada. Y reforzaremos mucho mas y sale algo. Repetimos el ritual por la noche antes de dormir.

Este proceso suele hacerse en dos semanas, mas o menos. A veces suele ocurrir que el peque está jugando y se le olvida hacer pipí porque está muy entretenido con el juego. Si se hace pipí, no pasa nada, le decimos que cuando tenga ganas de hacer pipí que se vaya al baño o lo pida a papá o mamá.

CONSEJOS

  • Cuando estéis ya metidos en la dinámica de que el peque haga pipí o caca en el orinal, debéis felicitarle cada vez que haga pipí.
  • Utiliza cuentos y libros sobre ésta temática.

    A los niños les encanta ver dibujos iguales que su vida cotidiana.

  • Premia a tu hijo mucho los logros.
  • No compliques más las cosas,no añadas pasos innecesarios. Cuanto más se parezca al ritual que seguimos los mayores al de ellos mejor.
  • Asumeque vas a pasar una temporada limpiando escapes y que probablemente tendrás que salir de casa con un par de mudas o mas.
  • En medida de lo posible, sé paciente y tómatelo con alegría,tu hijo se hace mayor y éste es un paso importante hacia su autonomía.
  • Si tu peque va a guardería, tienes que coordinarte con sus profesoras. Ellas tienen mucha experiencia y seguro que os ayudarán en esta etapa. Sobre todo, ellas suelen ver si el niño muestra interés cuando los demás por ejemplo hacen pis o caca.
  • Entérate biende qué método usan en tu guardería e intentar consensuar las metodologías para no confundir al niño.
  • MUCHÍSIMA MOTIVACIÓN. Sin duda es la receta del éxito: Motivar, motivar, motivar y celebrar sin parar cada pequeño avance. Que pida “pis”, aunque no llegue a tiempo, es

motivo de celebración

  • No castigar.

Es bueno que se sientan húmedos, que noten qué es lo que pasa cuando uno se hace las necesidades encima sin pañal. Puede ocurrir también que le empiecen a pillar el truco y que el día que se les escape lloren de frustración. No pasa nada, los calmamos y les decimos que no pasa nada y que seguro que la próxima vez llegan a tiempo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *