Nuestro viaje a Nuremberg

Hoy os voy a contar el viaje que hicimos a Nuremberg, en verano del 2016. Paco tenia 5 años. Lo pasamos genial.

Dia 1.- Salimos desde el aeropuerto de Málaga sobre las 6 de la tarde y llegamos al hotel de Nuremberg casi a las 9 de la noche. Nos instalamos y nos dimo un paseito por los alrededores del hotel, cenamos y nos volvimos prontito a dormir.

Dia 2.- Resulta que en Nuremberg, durante el mes de julio, hay un montón de festivales al aire libre, y nosotros sin saberlo! Tuvimos mucha suerte. Fuimos paseando al centro y en cada plaza había un escenario con conciertos y puestos de comida y cerveza con mesas para comer mientras escuchabas el concierto. Estaba genial.

Este día lo pasamos paseando y conociendo la ciudad, que no es muy grande pero si muy bonita y con mucho ambiente.

A Paco le encanto porque cada dos por tres te encontrabas con unos parques, a cual mas bonito.

Día 3.- Este día lo pasamos en el parque de Playmobil, de lo mas aconsejable, para niños y mayores. Es una pasada. Los mayores pueden jugar en todas las atracciones y zonas. Paco estaba como loco, porque sus dos pasiones son Lego y Playmobil. Os podéis imaginar….

Una pasada. No paramos de jugar en todo el día.

Día 4.- Estuvimos paseando y conociendo la parte mas antigua de la ciudad y el barrio de San Sebaldo. Es una preciosidad.

Día 5.- Cogimos un tren y fuimos a Bamberg. Es una ciudad pequeñita pero muy bonita. llena de calles y sitios con encanto.

Día 6.- Hicimos una visita a los túneles Falsen Warge. Son unos túneles que en la edad media se usaron de bodega para guardar toneles de cerveza y mas tarde, en la 2º guerra mundial, sirvió de refugio anti bombardeos. Es impresionante la red de túneles que hay, un poco claustrofóbico, pero muy interesante. Nos explicaba todo una guía en español y estuvo muy bien.

Luego comimos en un restaurante del 1313. Se llama «Bratwursthaeusle«. Es una maravilla. Chulísimo.

Día 7.- Cogimos un tren hasta Rothenburger. Precioso y con unos parques ideales.

Día 8.- Volvemos a casa. Ha sido un viaje agotador, pero precioso.

Autor: Angu Mariscal

Psicopedagoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *